Sinvergüenzas

13 jun
2012-06-13T13:21:40+00:000000004030201206

Quizás a alguno se le haya olvidado que hace unos meses el banco central europeo inyectó liquidez en los bancos europeos, concretamente casi un billón de euros, al 1%. Bastaba con que fueras un banco europeo y pidieras el crédito. Aquí podéis ver la noticia de entonces. El objetivo, comprar deuda soberana. Ya lo expliqué aquí. Ingeniería financiera basada en la sinvergonzonería del statu quo.

Ahora, el Gobierno de España nos dice que ha conseguido un crédito para la banca española de un 10% de esa cantidad (100.000 millones de euros), a un interés entre 3 y 4 veces superior. Y lo vende internamente, con toda la mofa y escarnio internacional, como si fuera un gran logro. Para que conste, simplemente, hablamos de 16 billones y medio de pesetas. Según dicen, además, lo hacen para que los bancos inyecten liquidez en el mercado y las pymes, autónomos y demás podamos acceder al crédito que nos permita subsistir. Otro acto de irresponsabilidad pública que excede la sinvergonzonería y va ya directamente a la mentira para aguantar la silla.

El dinero no va a circular por dos motivos. Para empezar, porque los bancos estaban esperando ese dinero para recurrir al tapayogurismo y desprenderse de “activos tóxicos” (que es así como se llama ahora a una mala inversión por negligencia), saneando así los balances y aquí paz y después gloria. Es una maniobra contable. Y en este país que es España, las maniobras contables están tan arraigadas y socialmente admitidas como el fútbol, los toros, la paella y el flamenco.

Pero el segundo motivo es que si los bancos prestaran ese dinero, lo harían para kamikaces empresariales. Si el FROB tiene que devolver la pasta europea al 4%, simultáneamente exigirá a la banca una devolución del préstamo con un interés aproximado del 8% (algo hay que ganar con todo esto). Así que, el banco, que como ellos mismos me han dicho en más de una ocasión no son hermanitas de los pobres, pondría ese dinero en circulación también ganando algo, por lo que los intereses de los préstamos concedidos con ese dinero rondarían el 15% o más (por si acaso). Resumiendo, que si hace medio año el banco podía acudir al BCE a pedir un crédito al 1% para que nos llegara a nosotros con un 4% o menos, vamos a tener que pagar un interés de dos cifras sin que mejore en absoluto el estado de la cosa.

Sigo. Si un ciudadano, empresa, autónomo, etc… pide crédito con un 15% de interés por culpa de este crédito europeo, no sé por qué se empeña el Gobierno de España en decir que esto es un dinero que tendrán que devolver los bancos y no afectará en nada al consumo. En la práctica, seguiremos sin poder acceder al crédito, bien por su inexistencia, bien por su elevado interés o bien por las dos cosas. En cualquier caso, estamos jodidos.

A este juego sucio se han prestado: el Gobierno de España, los bancos (agujereados y no agujereados), el Banco de España, los partidos políticos, el Banco Central Europeo, el Eurogrupo, etc… Una maniobra orquestada a gran escala. Y así seguirán ad infinitum hasta que no haya dinero en ningún lado, el mundo económico implosione y volvamos a la edad media, no sin antes haber derramado más sangre de la necesaria. Porque esto, recordemos, no es una crisis del ladrillo. Es un mangoneo contínuo.

No es un rescate económico lo que necesitamos. Es un rescate moral. No nos podemos permitir un mundo gobernado por sinvergüenzas, amparados por la ignorancia social, donde la vivienda, que es un derecho humano, es tratada como un “activo”. Donde las personas son recursos. Donde la sanidad es un lujo y la educación un coste. Donde existe un status social basado en la avaricia y la capacidad de pisoteo al prójimo. Donde un mono con dos pistolas puede ser diputado y un analfabeto, presidente.

Quiero un mundo donde el color de los ojos de la gente sea más importante que el color del dinero que posea. Quiero a los sinvergüenzas lejos de cualquier posibilidad de decidir mi futuro.

3 Respuestas a “Sinvergüenzas”

  1. David dice:

    Si por un casual de estos de la vida te diera, qué sé yo, por intentar un golpe de estado, o simplemente quemar el Congreso (eso sí, con todos los políticos dentro), o algo del estilo, por favor te lo pido, avísame, que voy contigo. Y seguro que alguno más se apunta. Si no pídeselo a los asturianos, que estos van, y gratis.

  2. Se puede decir más alto, pero no más claro.

    Me apunto al incendio de la falla llamada Congreso.

  3. Erika dice:

    Miguel, me encanta lo que dices. Lo explicas perfectamente y encima con humor. Quiero hablar como tu.

Deja un comentario